InicioNoticiasConceptos básicos para protegerse del sol y cómo elegir un buen protector solar

Conceptos básicos para protegerse del sol y cómo elegir un buen protector solar

Por Alba López Santamaría, Enfermera dermocosmética

Todos reconocemos la importancia que tiene el proteger la piel con productos con factor de protección solar (FPS). Pero comprender cómo funcionan realmente es un poco más enrevesado.  Ahora que llega la temporada protagonista del sol, os presento unos conceptos básicos que nos ayudan a estar protegidos, saber por qué y así elegir un buen protector solar.

La radiación solar consiste en rayos UVA y UVB, que dañan la piel de diferentes maneras. Los rayos UVB solo alcanzan la superficie de la piel y causan eritema o enrojecimiento que llevan a las quemaduras solares, mientras que los rayos UVA pueden penetrar más profundamente en la piel y causar daños en el ADN.

Se denomina FPS al número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento (radiación UVB). Pero ¡ojo! Se debe tener en cuenta que la definición sólo indica la capacidad de protección frente al eritema y no frente a los otros efectos producidos por la radiación UVA.

Entonces vamos a revisar cada uno por separado:

Para determinar el FPS, recordemos que es la protección frente a los UVB, en 1994 se crea un método de verificación validado para todos los países de la Unión Europea con el objetivo de unificar el criterio. Es unos años más tarde cuando COLIPA (Agrupación Europea de Fabricantes de Productos de Cosmética y Perfumería) permite una clasificación numérica.

El FPS indica el tiempo que se puede permanecer en el sol con la piel protegida en comparación con la piel sin protección hasta la aparición de un eritema.

Se proponen cinco categorías fijas de protección, desde baja hasta ultra, de modo que un FPS 30 signifique lo mismo en cualquier marca y el mensaje sea claro y homogéneo para el consumidor.

En cuanto a la radiación UVA, están presentes durante todo el año, sin importar el clima, y ​​pueden penetrar ventanas y vidrios. Esto hace que sea realmente importante elegir productos con un protector solar de amplio espectro que proteja la piel de los rayos UVA y UVB. Para ello buscaremos que nuestro producto tenga las iniciales UVA enmarcadas en un círculo.

¿Cómo funcionan las cremas frente a estas radiaciones?

La función de los filtros solares es la de reflejar, dispersar y absorber una parte de la radiación solar. Estas sustancias tienen que ser compatibles con la superficie cutánea. Y en función de su mecanismo pueden ser físicos, que actúan como pantalla, reflejando las radiaciones incidentes; o químicos, los cuales absorben la radiación ultravioleta.

En la actualidad, se tiende a combinar junto con estos dos tipos de filtros principios activos con funciones antioxidantes, de barrera o incluso reparadora de los daños producidos. En este grupo podemos encontrar las vitaminas A, B5, C, E.

De esta forma se consigue una mayor protección, una mejor tolerancia y una mejor textura.

Y cuando me baño, ¿qué pasa con la crema?

El agua es transparente a la radiación UV, por eso es de gran importancia conocer la protección solar que aporta nuestro protector después de un baño. Aquí podemos encontrar dos menciones:

  • Water resistant: El fotoprotector no pierde su capacidad protectora después de 40 min de inmersión en el agua.
  • Waterproof: El fotoprotector no pierde su capacidad protectora después de 80 min de inmersión en el agua.

Sin embargo, aunque el fotoprotector ofrezca una de estas dos propiedades, se aconseja repetir la aplicación después del baño.

Hay que tener presente que la piel necesita una especial protección diaria en determinados estados fisiológicos (embarazo) o bajo los efectos de ciertas medicaciones (anticonceptivos orales o terapia hormonal sustitutiva), con el fin de evitar la aparición de melasmas, similares al cloasma gravídico. 

Así como toda persona que toma medicamentos fototóxicos o fotoalergizantes como antihistamínicos, diuréticos, antiarrítmicos o tetraciclinas, tienen que tener presente el uso del FPS para evitar reacciones a la radiación UV.

Sabiendo todo esto, y con las últimas pinceladas, creo que entendemos la relevancia del uso del protector solar.

Cómo evitar la acción nociva de los rayos UV

  • Evitar las horas de máxima insolación, entre las 11:00h y las 17:00h.
  • Aplicación del producto uniforme 30 min antes de la exposición solar.
  • Aumentar el FPS si la exposición va a ser prolongada como en piscinas, playa, rutas de senderismo, etc.
  • Elegir un producto adecuado al tipo de piel (grasa, mixta o seca).
  • Evitar el uso de colonias antes de la exposición solar.
  • Recordar los efectos de la reflexión de la radiación UV (césped 5%; agua 10%; arena 25%; nieve 80%)
  • Beber abundante agua antes, durante y después de la exposición.

 

 

 

COMPARTE EN TUS REDES:
Relación Provisiona
Homologación de Gra